"La expectativa de Virginio Ottone […] se cumplió a raja tabla y te puedo decir que la superó ampliamente. La biblioteca llegó a atender en las 4 hs a más de cien pibes. En ese momento, la escuela estaba casi pegada a la biblioteca, la Escuela 456, y venían muchísimos chicos, pero no sólo de esa escuela, porque después se abrieron otras escuelas como la José Ortolani y también de esa escuela venían muchos chicos, porque son todos chicos de condición social humilde, algunos prácticamente ni conocían los libros, y la biblioteca les permitió conocer, saber, abrir un libro, buscar información. Esta es una biblioteca libre, popular o sea que pertenece a la comunidad y por lo tanto no le pertenece a nadie, le pertenece a la comunidad, por eso es abierta a todos"

 

(De la entrevista a Martina Puyó).